Hola, visitante! [ Inscríbete | Iniciar Sesiónrss  |  tw

Los “Bancos de Tiempo” demuestran que la solidaridad puede sustituir al euro

| Banco del Tiempo | 5 octubre, 2012

brazos_unidos

Instalar una lámpara, recoger a unos niños del colegio, una limpieza de cutis, arreglar los bajos de un pantalón nuevo o cocinar una bandeja de torrijas son algunos de los servicios ofertados que recogen las aplicaciones informáticas de los más de 300 Bancos de Tiempo que funcionan actualmente en España. Lo que se inició hace más de una década de forma minoritaria se está consolidando como una alternativa que construye comunidades basadas en la solidaridad, la confianza y el apoyo mutuo.

A pesar de ser todavía algo desconocido para muchos, España está registrando un notable incremento en el número de Bancos de Tiempo en el último año. En tan sólo dos meses, el único listado que aglutina todas estas organizaciones ha sumado más de 30 nuevas iniciativas. Su autor, el experto Julio Gisbert, reconoce que la tendencia de crecimiento y consolidación de este tipo de asociaciones sociales es muy positiva.

Los Bancos de Tiempo pretenden canjear favores por favores, servicios por servicios y desterrar así al euro como unidad de medida en torno a la cual gira un acuerdo. Es esencial que los intercambios se realicen de forma altruista y desinteresada, pensando más en el interés del otro que en el de uno propio. De hecho, una de sus máximas es que no sean recíprocos. El esquema es: A dona a B, pero B lo hace con C. De esta forma se garantiza la no profesionalización ni aprovechamiento personal de los servicios prestados, que es una de las críticas más repetidas.

No hay ningún motivo para tener reservas sobre su funcionamiento: “Un software reune de forma confidencial las ofertas y demandas de la comunidad. Además de gravar las transacciones entre los miembros, es el encargado de unir habilidades con necesidades”.

Pero, ¿por qué es necesario otro tipo de dinero? Edgar Cahn, experto en Bancos de Tiempo estadounidenses, lo explica en su publicación Dinero que no tiene precio: “las relaciones genuinas no tienen precio. Cuando damos una hora para reconstruir la comunidad, estamos construyendo algo que no puede comprarse. Estas iniciativas estimulan que valoremos nuestro tiempo, que nos valoremos a nosotros mismos”. En palabras de Gisbert, “son una forma de construir y fomentar una comunidad sana, de conocerse y respetarse al margen del dinero”.

Los defensores de este tipo de iniciativa defienden que la crisis mundial ha puesto de manifiesto la incapacidad del sistema económico para atender y solucionar los problemas a los que se enfrentan las sociedades actuales. El tiempo se convierte así en una nueva moneda que potencia las diferentes habilidades por igual y garantiza que los intercambios se produzcan de forma honrada y justa.

Valladolid, Málaga, Bilbao o Barcelona son ejemplos de ciudades con unos Bancos de Tiempo consolidados y con un funcionamiento financiado por sus Ayuntamientos.En otros casos, al margen de la financiación y el apoyo de las administraciones públicas. Raquel Alonso, miembro de un Banco de Tiempo de Bilbao, reconoce que la gente se ofrece sin problemas pero todavía es reacia a pedir. “Es necesario que nos concienciemos de que se puede recurrir al colectivo del Banco antes que a un amigo o familiar”.

Raquel insiste en que cualquier persona es válida para participar, pues “todos tenemos alguna cualidad o habilidad que le puede ser útil al de al lado”. Además de ser voluntaria, ella ofrece asesoría psicopedagógica, consejos que cambió la última vez por una treintena de croquetas para Navidad. “Yo llevé los ingredientes y aparecí en la cena como una triunfadora”, comenta divertida. Reconoce que es una herramienta que favorece la creación de nuevas relaciones sociales en el barrio, lo que mejora la convivencia.

A los Bancos de Tiempo el futuro les ha planteado dos nuevos desafíos: la creación de una moneda común en toda España que derribe barreras y la evolución hacia un sistema de intercambio altruista más evolucionado que prescinda de la “deuda” de tiempo.

“A través de la red de Bancos del Tiempo pretendemos crear como símbolo propio aquello que se nos niega como ciudadanos en el sistema actual, una moneda sin esclavitud”. Los propulsores del proyecto Moneda social estandarizada de Bancos de Tiempo, procedentes del movimiento 15M-Vigo, pretenden crear una moneda única válida en toda España para acabar así con los grupos cerrados y el aislamiento entre los diferentes Bancos.

En este sentido, Gisbert considera que los Bancos de Tiempo son el paso previo a una mayor evolución: el intercambio totalmente altruista. El experto explica que hay iniciativas europeas que ya lo están poniendo en práctica. “Se basan en una rueda de intercambios en la que se anotan los abonos pero no los cargos. Al final del año se borra todo y se realiza un reconocimiento a nivel social a quien más ha hecho por la comunidad. El 1 de enero, todo vuelve a nacer de cero”. Concluye que esta fórmula es el futuro: “La sociedad está buscando respuestas sociales, justas y equilibradas a la crisis. Está creando conjuntamente y ya se están viendo los resultados”.

Compártelo con tus amigos

Share to Google Plus

1,159 vistas, 1 vistas hoy

  

Añadir comentario

Debes iniciar sesión para dejar un comentario.

  • Excma.Diputación
    Provincial de Burgos
  • UNIVERSIDAD
    DE BURGOS
  • Gracias por vuestra participación

    Ya somos 626 Usuarios

 Consulta aquí nuestros eventos: Reuniones, charlas, talleres, etc..

AEC v1.0.4

(*) Los días con identificador de color     atendemos en nuestras Sedes, haz click en la fecha para ver Sede, dirección y horarios
(**) Los días con identificador   señalan eventos.

Siguenos en twitter